martes, 2 de junio de 2015

Es Tiempo de Levantarse y Seguir

Estoy escribiendo esto de manera improvisada mientras mi hija se duerme escuchando su musiquita de bebés, lejos de nuestra casa y sin saber cuando regresaremos, pero con nuestra fe inquebrantable en un Dios soberano y bueno.

No es fácil vivir una tragedia o una situación que parece ser insostenible como para ser llevadas en los frágiles hombros de personas como tú o como yo, sin embargo una situación por dura que sea no puede ocupar un lugar más importante que el de Dios y su obra, estamos en una guerra constante por la verdad, estamos viviendo ataques a la familia y a la iglesia, y no hay tiempo para la duda o el temor, aunque ciertamente en nuestra debilidad la duda y el temor llegan, pero tenemos un Dios más grande.

La falta de victoria en nuestra vida espiritual es a causa del constante egocentrismo en el que vivimos, tenemos una obsesión con nuestras situaciones y nuestra aparente desdicha que olvidamos que no estamos aquí para alcanzar el éxito o el buen nombre o para vivir nuestra  mejor vida ahora  sino para proclamar el Reino de Dios.

Ciertamente hemos estado viviendo momentos difíciles en mi familia, pero no puedo dejar de agradecer a Dios por su misericordia y tampoco quiero caer en el error de encerrarme en mis penas y olvidarme de que Dios tiene propósitos más grandes para nuestras vidas, hay tiempo para llorar y lamentarse, pero luego hay que levantarse y seguir contracorriente, la mentira y el error siguen avanzando y no permitiré que en mi vida algo me detenga de hablar y tapar las bocas de aquellos que pervierten la verdad, aunque por momentos desfallezca, él se perfecciona en mi debilidad

miércoles, 8 de abril de 2015

Biología, Ciencia, y Moral

Es muy común en nuestros días escuchar a muchas personas, tanto famosas como no tan famosas, intentar explicar un sistema moral que se base en la ciencia. Esto parece muy lógico para muchos a simple vista, para otros incluso es la única forma de poder establecer una moral que garantice bienestar e igualdad de derechos, sin embargo este solo es un desesperado intento de dar sentido al orden moral intrínseco que hay en el ser humano, en esta breve entrada daré una serie de datos que contradicen la noción de que la moral puede ser establecida, deducida o generada por la ciencia o por principios científicos, comenzamos.

Primeramente que nada, es importante saber que la ciencia, o el método científico para ser más específico, reconoce para su funcionamiento la existencia de leyes naturales, estas leyes son principios que según la visión del científico naturalista contemporáneo no pueden ser violadas, por esa razón es que ellos niegan los milagros. Partiendo de ese punto añadiremos que existe también una noción de determinismo sostenida por muchos científicos y también muchos cientificistas, la cual establece que todo lo que ocurre está determinado y esto es debido a las leyes de la naturaleza, en este caso también las acciones del hombre estarían determinadas.

Ahora bien, en el campo de la biología podemos notar que no existe ningún patrón de conducta del hombre que lo podamos considerar como constante, es decir, no existe una 'normalidad' en cuanto a la conducta, más bien existe demasiada diversidad en cuanto a la conducta y principios morales del hombre, encontrando hombres muy nobles y abnegados , hasta asesinos, egoístas, etc., esto pudiera parecer redundante, pero la verdad es que como antes decíamos, el hombre de ciencia cree que las leyes naturales no se pueden violar, y esto indica que no existe una moral que pueda considerarse científica, ya que ; el hombre estaría determinado a seguirla, no pudiera dejar de obedecerla, y vemos que no es el caso.

Ahora, si alguien objeta que en realidad no se está hablando de una moral en forma de ley natural, más bien de una noción moral derivada del estudio de la naturaleza, pues entonces si es esta última visión la que proponen muchas personas, pues hay una enorme confusión, un razonamiento falaz diría yo, porque justamente lo que muchos cientificistas critican o señalan es justamente que no podemos hablar de cosas que no se deriven del método científico, es decir, que no sean comprobados científicamente (aunque esto sea una contradicción) , y con esto me refiero a que quedaría siempre en plan de 'opinión' y no se podría hablar de 'moralidad científica'.

Para entender mejor lo expuesto arriba es necesario simplificar, no puede existir una moral científica ni tampoco puede derivarse de la ciencia, ya que , no existen leyes en la naturaleza que demuestren que efectivamente existe un código de conducta, y porque si eso fuera siquiera posible, no estaríamos teniendo el debate, pues todos naturalmente 'obedeceríamos' esas leyes, así como 'obedecemos' la ley de la gravedad sin excepción. Podemos concluir hasta acá que la moral evidentemente pertenece al ámbito metafísico y es peligroso tratar de subyugarla a una disciplina ciega a ella.

miércoles, 18 de febrero de 2015

¿Quién lleva la Batuta?

El tema de la moralidad se ha vuelto en un tema que desata constantemente polémica, desde los liberales hasta los conservadores, desde los de izquierdas hasta los de derecha, desde los creyentes hasta los ateos, en fin, parece ser que todos creen que su sistema moral es el mejor, debido a esta diversidad de opiniones el mundo occidental ha caído en lo que se conoce como relativismo, y particularmente en el relativismo moral, es decir, toda moral es relativa al grupo social dentro del cual ésta se construye.1  En este mar de confusión muchas personas se preguntan ¿quién lleva la batuta?, ¿quién puede hablar con autoridad del tema de la ética y la moral y puede presentar un sistema coherente y una práctica consistente?

¿Ha mejorado nuestra moral?

Escuchaba a un ateo decir que debíamos de estar de acuerdo en que nuestra moral de ahora es mejor que la de antes (sea cual sea el intervalo de tiempo en el que haya pensado para hacer esta afirmación), a lo cual yo me preguntaba, ¿a cuál moral se refiere, a la de oriente o la de occidente?, porque parece ser que en nuestro pequeño mundo cada vez que se oyen las palabras, desarrollo, progreso, libertad, derechos, etc, solo hacemos referencia al concepto occidentalizado de estas palabras, y no es algo trivial, cuando las personas con las que muchas veces comparto ideas sacan a relucir el tema de la moralidad, parece ser que lo hacen desde un tono de superioridad, dando a entender que en Europa o en Estados Unidos son los únicos lugares en donde se aplican verdaderamente los principios morales correctos. Teniendo todo esto en cuenta ¿cómo se puede afirmar que nuestra moralidad ha mejorado si no tenemos el mismo estándar con qué medir y evaluar las diferentes culturas?, sin duda esta es una idea estúpida.

A la fuerza como siempre

En el pasado ya hemos sabido que las potencias mundiales como Europa o Estados Unidos, siempre se han considerado como más avanzados en todos los aspectos, hasta el punto que en una época se consideraban 'bárbaros' a aquellas personas que no formaban parte del imperio en Europa. Esto no ha cambiado, ahora ya no se les llama bárbaros, hoy se les dice 'tercermundistas' o cualquier otro calificativo racista. Otra cosa que no es nueva es la imposición de valores, en el pasado fue la religión católica romana por medio de la espada, ahora es el relativismo por medio de los gobiernos, los medios masivos de comunicación y las sanciones económicas, y la inferioridad se ha arraigado tanto en la psique de los países latinoamericanos (sobre todo) que la gente persigue como un gran tesoro las ideas 'vanguardistas' de las sociedades económicamente superiores. Como un niño que envidia el juguete de su vecino y es capaz de traicionar sus principios con tal de parecerse un poco más a su vecino rico, muchas naciones están copiando modelos nefastos con tal de llegar a considerarse como parte de una cultura desarrollada, aunque en la realidad está muy lejos de ser así

Si realmente la moralidad es relativa, ¿Por qué los países desarrollados critican los sistemas morales de los países de oriente medio o latinoamérica? ¿por qué se quiere forzar a que en un país se elaboren ciertas leyes aunque la población en su mayoría no esté de acuerdo?, ¿No se debería dejar que cada quién viva con los estándares morales relativos a su cultura? Pues bien, a los relativistas no les gusta esto, ellos quieren imposición, como en los viejos tiempos.


Ni relativa, ni moral

La verdad es que a todo esto que se le llama relativismo, no es más que un sistema moral como cualquier otro, en donde sus adherentes piensan todos de la misma manera, atacan a los grupos que piensan diferente de ellos y se consideran que tiene el mejor sistema del mundo. Pero la realidad es que este sistema ni es relativo ni es moral.
No es relativo porque a pesar que sostiene muchos enunciados relativos, también está impregnado de principios que son ciertos para ellos como para los que no piensan como ellos. Tampoco es moral ya que no tiene modo de justificar sus proposiciones, el sistema está tan lleno de contradicciones que se hace imposible llevar una práctica consistente, a parte que uno de sus axiomas es negar la objetividad de la moralidad lo que por definición le quita la identidad como verdadera filosofía moral.

En pocas palabras, la moralidad es algo que como personas creadas a la imagen de Dios forma parte de nuestra comprensión racional, el pecado ha manchado nuestro ser y de ahí se han derivado las diferentes religiones y filosofías morales, pero eso no significa que los principios universales no sean aplicables a cada ser humano en el planeta, en el fondo todos sabemos que la moralidad es objetiva, absoluta y universal, y que el hecho de que algunos aspectos sean relativos no da pie para que de esos casos se extienda una ley general para aplicar a todas las personas.

Notas

1. http://www.miapic.com/qu%C3%A9-es-el-relativismo

martes, 13 de enero de 2015

Religión, Terrorismo y Libertad de Expresión

Es un poco tarde, pero tenía que escribir acerca de esto, no encontrarás estudios, investigaciones, ni datos estadísticos en esta entrada, simplemente expresaré lo que he podido concluir después del atentado terrorista en Francia, puede que estés de acuerdo con algunas cosas, puede que no estés de acuerdo con otras, pero mi deber es expresar lo que yo pienso al respecto, comencemos.

Habiendo aclarado ya que esta entrada es de índole personal, y no refleja la forma de pensar de ningún grupo o institución, pasaré a decir primeramente que me siento muy dolido por todo lo que ha ocurrido y está ocurriendo en los países en donde el terrorismo islámico es algo recurrente, si te fijas muchas personas tienden a justificar estos actos porque los consideran una respuesta a las arbitrariedades que muchas veces vemos en la política de los países occidentales y que tienden a afectar la estabilidad en oriente medio. Sin embargo este es solo un caballito de batalla, pues estos atentados son una cuestión social, cultural y religiosa en el Islam, si bien es cierto no podemos decir que todos los musulmanes son así, tampoco vamos a tapar el sol con un dedo como quieren hacer muchos y decir que solamente es un grupo pequeño el que se adhiere a estos extremismos.

Existen innumerables atentados que por no ser en países del primer mundo han pasado desapercibidos, pero al que le gusta investigar se dará cuenta que estos atentados no son una reacción a políticas de diversos países, o protestas por injusticias, simplemente es un modus operandi que puede ser utilizado para muchas situaciones, y es que la mal llamada 'religión de paz' desde sus inicios estuvo manchada de sangre ya que su fundador, Mahoma, asesinó he hizo matar a mucha gente, de modo que en sus directrices se puede encontrar lo que realmente es el Islam.

Por otra parte, tampoco estoy de acuerdo con la definición que popularmente se hace de la 'libertad de expresión', la verdad es que es fácil no tener limites cuando se trata de insultar a alguien, estos nuevos defensores de la libertad de expresión se llenan de ira cuando alguien se expresa mal de los homosexuales, sin embargo no consideran la religión de una persona cómo parte de ella misma, esta distinción en muchos casos me parece bastante arbitraria, y lleva a que bajo el escudo de la libertad de expresión puedas ofender a naciones enteras. Esto definitivamente no justifica ningún acto barbárico como el que vimos en Francia, definitivamente el terrorismo es intolerable, sin embargo debemos reflexionar también acerca de los limites de nuestra libertad de expresión, ya que en muchos casos más que realmente expresarse pareciera que la motivación es la provocación, y en el fondo, un complejo de superioridad.

Así que, definitivamente debemos de detener el terrorismo, debemos hacer campaña contra estas personas, los musulmanes que se consideran moderados tienen el deber y el derecho de salir y manifestarse en contra de los terroristas ya que si no lo hacen el mundo verá al Islam con aun más sospecha de lo que ahora lo hace, además a raiz de todo esto, nosotros los cristianos debemos de tener la convicción cada vez más grande de la importancia de la apologética y la denuncia de los falsos maestros, no caigamos en el error de callar ante las arbitrariedades que suceden dentro de la comunidad cristiana, no caigamos en el error de que el mundo crea que apoyamos la injusticia, y por último, revisemos en nuestras sociedades lo que realmente en la práctica es la libertad de expresión, porque del uso al abuso solo hay un paso de por medio.