miércoles, 8 de abril de 2015

Biología, Ciencia, y Moral

Es muy común en nuestros días escuchar a muchas personas, tanto famosas como no tan famosas, intentar explicar un sistema moral que se base en la ciencia. Esto parece muy lógico para muchos a simple vista, para otros incluso es la única forma de poder establecer una moral que garantice bienestar e igualdad de derechos, sin embargo este solo es un desesperado intento de dar sentido al orden moral intrínseco que hay en el ser humano, en esta breve entrada daré una serie de datos que contradicen la noción de que la moral puede ser establecida, deducida o generada por la ciencia o por principios científicos, comenzamos.

Primeramente que nada, es importante saber que la ciencia, o el método científico para ser más específico, reconoce para su funcionamiento la existencia de leyes naturales, estas leyes son principios que según la visión del científico naturalista contemporáneo no pueden ser violadas, por esa razón es que ellos niegan los milagros. Partiendo de ese punto añadiremos que existe también una noción de determinismo sostenida por muchos científicos y también muchos cientificistas, la cual establece que todo lo que ocurre está determinado y esto es debido a las leyes de la naturaleza, en este caso también las acciones del hombre estarían determinadas.

Ahora bien, en el campo de la biología podemos notar que no existe ningún patrón de conducta del hombre que lo podamos considerar como constante, es decir, no existe una 'normalidad' en cuanto a la conducta, más bien existe demasiada diversidad en cuanto a la conducta y principios morales del hombre, encontrando hombres muy nobles y abnegados , hasta asesinos, egoístas, etc., esto pudiera parecer redundante, pero la verdad es que como antes decíamos, el hombre de ciencia cree que las leyes naturales no se pueden violar, y esto indica que no existe una moral que pueda considerarse científica, ya que ; el hombre estaría determinado a seguirla, no pudiera dejar de obedecerla, y vemos que no es el caso.

Ahora, si alguien objeta que en realidad no se está hablando de una moral en forma de ley natural, más bien de una noción moral derivada del estudio de la naturaleza, pues entonces si es esta última visión la que proponen muchas personas, pues hay una enorme confusión, un razonamiento falaz diría yo, porque justamente lo que muchos cientificistas critican o señalan es justamente que no podemos hablar de cosas que no se deriven del método científico, es decir, que no sean comprobados científicamente (aunque esto sea una contradicción) , y con esto me refiero a que quedaría siempre en plan de 'opinión' y no se podría hablar de 'moralidad científica'.

Para entender mejor lo expuesto arriba es necesario simplificar, no puede existir una moral científica ni tampoco puede derivarse de la ciencia, ya que , no existen leyes en la naturaleza que demuestren que efectivamente existe un código de conducta, y porque si eso fuera siquiera posible, no estaríamos teniendo el debate, pues todos naturalmente 'obedeceríamos' esas leyes, así como 'obedecemos' la ley de la gravedad sin excepción. Podemos concluir hasta acá que la moral evidentemente pertenece al ámbito metafísico y es peligroso tratar de subyugarla a una disciplina ciega a ella.

2 comentarios:

Ana Márquez dijo...

Hola, muy valiente tu blog :-) Te dejo enlace al mío por si te interesan los temas que trato, siempre dentro del debate Ciencia/Fe. Un abrazo.

http://frasesdedios.blogspot.com.es/

.

Eduardo Marroquin II dijo...

Gracias Ana, me suscribiré a tu blog vía feedly, saludos.