sábado, 11 de agosto de 2018

¿Entiendes lo que Lees?

Desde hace algún tiempo he venido teniendo intercambios de ideas con algunos contactos en las redes sociales, estos intercambios no son muchos al compararlos a los de años anteriores en donde estaba más activo, sin embargo hay algo que captó mi atención y no quería dejar de compartírselos. 

En internet es muy fácil hacerse pasar por erudito, o es muy fácil tratar de maquillar un error o un comentario desatinado puesto que tenemos todos los recursos al alcance de unos pocos clicks gracias a Google, Facebook también nos permite pasar por eruditos al permitirnos publicar cosas que muchas veces no tenemos idea de lo que quieren decir, existe mucha gente poniendo citas de filósofos, fragmentos de libros que no han leído, etc., pero lo que más me preocupa es de aquellos que aparentemente sí han leído, e incluso se jactan de su conocimiento, te hacen una lista de los libros que han leído, su autores favoritos, incluso escriben cosas tan rebuscadas que de hecho dan la apariencia de ser unos grandes pensadores, el problema es cuando les cuestionas sus enunciados o las ideas que pretenden transmitir y se ven en la penosa situación de no saber argumentar.

Eso me ha sucedido cientos de veces, la última vez que me sucedió me quedé bastante sorprendido, y en el fondo me causó gracia, porque uno de mis contactos de facebook llegó a mi perfil a rebatir un post, y es cierto, no era nada serio era un simple copy paste sin importancia y ninguna relevancia pero que decidí compartirlo no a modo de verdad absoluta sino en su carácter de leyenda de internet, al parecer esto irritó, molestó, o simplemente llamó la atención de este contacto el cual hizo un comentario apresuradamente, él a pesar de llevar ventaja no estaba preparado para defender su idea, hice un par de preguntas del estilo '¿haz comprobado tu información?' '¿haz analizado tanto la información de los partidarios como de los detractores?', etc. cerrando con un, 'tu respuesta presenta información incompleta'. 

Bueno mi objetivo no es  criticar a esta persona, que dicho sea de paso, me eliminó de su lista de amigos luego de este suceso, sino más bien criticar ese estilo de conducta , de creer que porque se cita información, nombres, fechas, libros y autores se está argumentando desde la lógica. Realmente la información es importante porque es la que te lleva a poder elaborar un argumento y llegar a conclusiones deductivas, sin embargo cuando solo lees por leer sin aplicar entendimiento, sin razonar lo que estás leyendo, te dedicas únicamente a memorizarte conceptos al azar sin que exista un hilo conductor entre todos ellos y luego elaboras un argumento falaz te toparás con una situación similar en la cual incluso podrás pasar por una persona deshonesta.


Definitivamente está de moda jactarse en las redes sociales, pero si algo considero insensato es jactarse de tu conocimiento, sobre todo cuando en el momento que se pone a prueba se evidencia que realmente no entiendes lo que lees.

sábado, 24 de marzo de 2018

La irrelevancia de la notas

Cuando hablamos de música podemos hacerlo desde dos perspectivas básicas, desde el punto de vista del músico, o desde el punto de vista popular, ambos puntos de vista son importantes, y ambos puntos de vista tienen sub-categorías que son algunas más importantes que otras pero que a fin de cuentas son importantes en la medida que conforman parte de una definición conceptual íntegra.Sin embargo, yendo por el lado específico de la técnica, es decir el lado de los músicos o instrumentistas, traigo a continuación una crítica al pensamiento o la mentalidad que reduce la música a únicamente una disciplina de aplicaciones de ciertas teorías (generalmente más inclinadas al jazz), en detrimento de una visión íntegra y objetiva dirigida a comunicar sentimientos e ideas y acompañadas de una filosofía personal que da sentido y coloca en contexto aquello que ejecutamos con nuestro instrumento.


Un análisis a partir de la propia experiencia

Es cierto que este análisis o esta critica no es exhaustiva ni se aplica a la mayoría de artistas, pero sí lo diré con franqueza , se aplica a muchos que yo conozco personalmente, aquellos que ejecutan melodías pero que dichas melodías son opacadas por la pobreza de su pensamiento, aquellos que conocen de géneros y de artistas, pero que no son capaces de cautivarte con sus ideas y su retórica, aquellos que son admirados por su movimiento pero no por su intelecto.

Con esto no he colocado ningún estándar para medir la elocuencia o la inteligencia de ningún artista, simplemente basta con decir que el músico como proponente de cultura, como proponente de arte y como representante de una época necesita complementarse y ser integral en su forma de comunicar su arte, dado que el arte mismo por definición conlleva esto. Sin embargo no es lo que he observado en algunos de mis colegas músicos, el hecho de no tener una base filosófica o desconocer tu propia cosmovisión hace que tu trabajo caiga en la irrelevancia.Pero aun hay cosas peores, como el disfrutar y regocijarse en la ignorancia, deleitarse en exponer aquello que es vergüenza, no son pocas las veces que escuchamos de estos músicos ideas que no hacen ningún sentido a la vida y a lo práctico, y mucho menos invitan a la reflexión, por el contrario es muy difícil sacar algo significativo de las palabras de esta gente.



¿Por qué están tan atrás?

Cómo representantes de un instrumento, un género, un país, etc. Estos músicos 'huecos', no hacen más que pasar de largo y desapercibidos, sí, puede que tengan sus seguidores (gente como ellos en su mayoría), pero es que aquí no hablamos de cantidad sino de calidad. Puedes tener muchos seguidores, pero todos van de último junto contigo, y es triste porque al final tarde o temprano la gente con más criterio juzga tu movimiento, tus orígenes y todo aquello que puedas representar. El por qué esta gente va tan atrás no es fácil definirlo pero una de las razones es el complejo de inferioridad que los lleva a aferrarse a tal vez lo único que les puede dar cierto reconocimiento ante los demás, lo malo es que descansan en esa idea y no buscan progresar, son conformistas y no desean ser relevantes ni tener una mejor presencia en su sociedad o en aquellos a quienes llegan con su arte.

En fin, creo que estos artistas a diferencia de aquellos grandes que marcaron épocas, crearon cultura, inspiraron respeto,etc. solo pasaran como un capítulo oscuro de la historia que nadie recordará.

¿Qué hacer si eres un músico joven o alguien que desea cambiar?

Empieza por ver este mal ejemplo del que he hablado, observa y aprende, no cometas estos errores, profundiza en lo que te apasiona pero intégralo a tu vida, habla con cordura y coherencia, recuerda que la vida es más compleja que las notas, y que si las notas están ahí son para algo, haz algo significativo; no te quedes en lo superficial, mira el dolor propio y el ajeno e inspírate, escucha las notas en la naturaleza, dale relevancia a todo lo que haces, no te detengas a compararte con los demás, inspírate cada día y valora a aquellos que están contigo, dale esperanza a los que están tristes y haz del arte lo que en el pasado muchos de los grandes hicieron, darle significado y trascendencia. El tiempo te colocará en donde debes estar, no te preocupes por el éxito tal y cómo te lo venden en este siglo, preocúpate por tu propio exito personal y familiar, y sobre todo no te encierres en ti mismo siguiendo siempre la misma dirección, mira al arte en su complejidad y trabaja de una manera integral.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Algunos cambios que se vienen en el blog para este año

Es cierto que el comienzo de este año en el blog no ha sido fácil, sin embargo ha sido mejor que en otras ocasiones como pueden observar en el archivo del blog. Lo que quiero decir es que al estar tanto tiempo ausente, aun los pequeños esfuerzos que en otras circunstancias no tendrían importancia se vuelven relevantes.
Ahora, ¿qué es lo que trae el blog este año?, pues sin duda habrá contenido de apologética, pero el estilo del blog en general cambiará (al menos eso es lo que espero). Me he visto en la necesidad de escribir de manera más natural, porque de hecho creo que debemos vivir de manera más natural, lo que quiero decir con esto es que la mayoría del tiempo algunos de nosotros estamos viviendo personalidades diferentes en cada lugar en el que estamos, si estamos en el trabajo nos comportamos de una manera, si estamos con la familia de otra, si estamos en la iglesia de otra, ad infinitum...

Esto es particularmente cierto en el caso de muchos evangélicos (Y creo que a diferencia de otras religiones aquí es más notorio), es decir veo que constantemente se separan las actividades 'espirituales', del resto de actividades 'seculares'. Es por eso que en muchas ocasiones estas personas no tienen nada que aportar al entorno en el que están, pues no tienen ni 
idea de cómo su fe trabaja en el diario vivir en donde se tocan temas de política, entretenimiento , y otras cosas que muchas veces consideramos como 'no importantes'.

Mi meta en este año en el blog es ser más natural, que la influencia de mi cosmovisión marque un camino claro, pero que al mismo tiempo sepa como trabajar con mis axiomas y fundamentos sin necesidad de forzosamente recurrir textualmente o expresarlos religiosamente en cada artículo o situación que viva.

Creo que nuestras vidas, pensamientos y acciones se desarrollan a lo largo del tiempo, y es importante que la gente aprenda a evaluar y juzgar lo que somos tomando en cuenta eso, y no haciéndolo únicamente por algo que casualmente leyeron de nosotros, o por algún comentario fuera de contexto, esperemos que este año sea productivo en ese aspecto. Un saludo a todos.

lunes, 29 de enero de 2018

Un regreso inesperado

Quizá la mejor forma de comenzar este post es pidiendo disculpas, sí, por todo el tiempo que he estado ausente, sé que debo muchas respuestas a varios comentarios que han dejado acá en el blog, sé que hay muchas personas que me han preguntado por qué no he seguido escribiendo, y poco a poco iré respondiendo a cada una de esas personas, sin embargo en este escrito simplemente expresaré algunas inquietudes y cosas que me han ocurrido en estos últimos dos años y que han influido en mi ausencia no solo del blog sino en los grupos de redes sociales asociados a la apologética, teología y filosofía, comencemos...
Lo primero que debo decir es que estoy muy agradecido a Dios, porque muchas cosas buenas han pasado estos últimos años, una de ellas es ser padre de famila, otra es tener un buen trabajo y así puedo ir enumerando muchas de las bendiciones que he recibido este último tiempo, sin embargo, también han pasado cosas malas, problemas económicos, salida de mi antigua iglesia, situaciones familiares con las que hemos tenido que lidiar,etc.

Creo que gran parte de esta ausencia es el propio afán de esta vida, cuando las responsabilidades caen una tras otra sobre ti, cuando ves que tienes que dar más tiempo del que dispones, cuando tienes muchos compromisos y pocos amigos, cuando la iglesia se vuelve solo una rutina, y cuando las conversaciones entre hermanos giran en torno a lo superficial, cuando ves que una iglesia se afana en lo que el mundo se afana y lo espiritual pasa a segundo plano, y cuando observas que tú te has vuelto uno más del montón, siguiendo las mismas expectativas que los demás y dejando a un lado todo aquello que un día te motivo.

Es cierto, me dejé llevar por la ansiedad, me deje ahogar por el afán, y busqué saciar mi sed y calmar mi ansiedad mirando para otros lados. No ayuda el hecho de que los demás que te rodean estén llevados por la misma corriente, en donde lo que importa es pagar tus cuentas, vestir con la mejor ropa, hacer muchos viajes, llenar tu casa de cosas, preocuparte por quedar bien con "el sistema", y tener las mismas metas que el mundo tiene. Este es un daño enorme al espíritu humano, ya que lo de afuera es solo un adorno que no dura mucho tiempo , hemos sido creados para más, para propósitos que trascienden la cultura, la época y todo lo que nos han dicho que es lo que realmente vale en este mundo.

Lastimosamente entender que no podemos conformarnos con vivir una vida caminando en la vereda que te lleva al éxito terrenal conlleva dolor y decepción, eso lo que he vivido desde hace un par de meses, cuando ví que poco a poco había perdido el interés en lo que me impulsó a crear este blog, cuando vi que cada vez estaba más inmerso en la cultura del consumo, cuando me sentí solo porque mi vida se ha convertido en trabajo, casa, iglesia, y todo esto lo vivo sin tener mucha relación con nadie, estamos inmersos en una cultura diferente, un idioma diferente y un ambiente diferente, y un momento tienes que detenerte verte en el espejo ver a tu familia y decir basta!.

Solo la gracia de Dios pudo hacerme nuevamente ver la luz, y espero continuar siendo fiel, y así como hoy he vuelto a escribir, quiero hacerlo al menos cada mes, aun no sé cómo lo lograré, pero tengo la intención y el deseo, veremos qué sucede en el futuro, pero confio en qué Dios dará la fuerza y el ánimo.

Un Saludo desde Bélgica.