lunes, 6 de diciembre de 2010

El Evangelio De La Prosperidad. (John Piper)





Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales.
 ¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.
 Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados;
 fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; estrellas errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.
 De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares,
 para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.
 Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.
 Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo;
 los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos.
 Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.
 Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo,
 conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.
 A algunos que dudan, convencedlos.
 A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne.
 Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,
 al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén. (Judas 1:10-25)

3 comentarios:

Eduga dijo...

Que mensaje mas profundo el que da en este video John Piper, de verdad que me ha impactado su manera de ensenar la palabra

Natalia dijo...

Tu palabra padre es muy clara,en estos ultimos tiempos se han levantado y se levantaran personas que ensenaran tu palabra equivocadamente,te damos gracias porque todo esto ya esta escrito en tu palabra y cada dia podremos conocer tu verdad y no ser enganados a travez de ella

Guayo dijo...

Así es Naty por eso siempre uno debe de remitirse a la palabra para saber si lo que se nos esta enseñando es bíblico, y si eso era lo que creían los primeros cristianos